viernes, 23 de enero de 2009

La lucha contra la Privatización de la Sanidad en la Comunidad de Madrid

Alas de hospitales cerradas, camas vacías, personal sanitario doblando turnos, reenvio automático de los enfermos a hospitales privados, saturación de las urgencias, falta de personal… Estos son algunos de los síntomas de la sanidad pública de Madrid, que está pasando por los momentos más críticos de su historia al estar siendo invadida por el virus de la mercantilización.

El gobierno del PP, lacayo directo de la patronal, tiene una misión clara: hacer que la salud de las personas sea objeto de negocio, sacar tajada a costa de algo éticamente reprobable. Ante la imposibilidad de privatizar la titularidad de los hospitales actuales, el modus operandi de esta panda de vampiros es la privatización de la gestión de dichos centros. Según ellos, dicha privatización hace que haya una gestión adecuada de los medios. Nada más lejos de la realidad.

Este modelo, que cobra por la gestión de camas y una bonificación por resultados, ha conseguido que se multipliquen las subcontratas (con los resultados laborales y de servicio que todos conocemos); que haya habitaciones sin pacientes, ya que al cobrar por camas y además tenerlas vacías (es decir sin pacientes que generen gastos a esa cama) el beneficio es superior; tener plantillas cortas de profesionales que doblan turnos (con la consiguiente merma de la calidad del servicio, además del agotamiento del personal); cobrar por cualquier servicio extra;…

Esos mismos gobernantes realizan auténticas campañas de desprestigio (como en el caso del asunto Severo Ochoa) para justificar sus propósitos. No invierten en sanidad lo suficiente para atender a una masa de población cada vez más amplia, saturando así los hospitales, para una vez realizado esta primera parte del plan, desviarlos a la privada y así pagar del dinero de todos a dichas instituciones creadas en base al comercio de la salud. Es decir, son capaces de dejar alas vacías para llenar los hospitales privados y así poder negociar con la salud de las personas. Y ojo, el fin último es “regalar” los hospitales (comenzando por los nuevos cuya construcción todos estamos pagando) a los empresarios del sector.

Estos ataques, que se integran también en la estrategia marcada por la OMC a nivel mundial y la directiva Bolkestein a nivel europeo para la privatización de los servicios, están encontrando, por suerte, una fuerte oposición entre los ciudadanos y los movimientos sindicales, sociales y políticos. Pero esa oposición es distinta dependiendo de quienes sean sus actores concretos.

Unos de los primeros es el para nada socialista ni obrero P$$E. La estrategia de este partido no es otra que desgastar al gobierno de Esperanza Aguirre. Esta intención sibilina se plasma en el pacto entre PP y PSOE que dio como resultado la Ley 15/97, la cual ha posibilitado diez años después que dicho gobierno de la Comunidad de Madrid se haya lanzado a las privatizaciones no sólo de la sanidad, sino también del agua, la enseñanza, etc… Además, los mismos ataques que se desarrollan en Madrid pueden observarse en otras Comunidades Autónomas que están gobernadas por el PSOE. Quizás el caso más evidente sea Andalucía. Por lo tanto, nos encontramos ante otro jugador sucio que usa algo tan grave como es la privatización de la sanidad sólo para atacar a su oponente. Está claro que a estos lo único que les interesa es el cetro del poder. Otras ratas.

Por otra parte están los sindicatos mayoritarios en el sector, o mejor dicho, los comités y trabajadores de la sanidad pública afiliados a ellos, que están plantando cara a este desaguisado y que valientemente están realizando una campaña frontal contra el consejero de sanidad (Güemes), persiguiéndole allí donde va, para llamar la atención de la opinión pública, organizando “recibimientos cariñosos” a susodicho personaje y a la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid (Esperanza Aguirre) en los hospitales. Pero no es lo mismo la clara y contundente respuesta de los trabajadores y sus representantes directos, que la de las cúpulas de esos sindicatos, cuya subordinación al poder se hace cada día más evidente, y que están de acuerdo en las líneas generales del proceso privatizador.

IU, inmersa en un proceso de descomposición, al menos en este asunto (que no en otros) está salvando su dignidad. Quizás porque no tenga nada que perder, o tal vez porque sólo pueda ya ganar, es la única que, por ejemplo en Alcorcón, ha realizado una campaña de pega de carteles y convocatorias para las manifestaciones del 13-N (mientras que otros supuestamente más comprometidos estaban en “campaña republicana”).

El 13-N, se produjo una manifestación convocada por MATUSALEN (Madrileño, tu Salud está en peligro) y secundada por unas 20.000 personas que clamaban contra tales despropósitos, mientras que paralelamente otra gran manifestación se desarrollaba en Getafe (con una participación semejante a la señalada en la de Madrid). Estas movilizaciones se desarrollan dentro del marco de actuaciones que desde hace tiempo llevan los trabajadores de la sanidad pública para defenderla de los ataques del partido faccioso y capitalista en el poder aquí, y contaron con la participación de numerosos colectivos y movimientos, así como ciudadanos e incluso el Ayuntamiento de Getafe (aunque en este caso haya bastante de oportunismo por parte de los sociatas). El Manifiesto que la Plataforma MATUSALEN elaboró (y que desde DC apoyamos) puede verse en el siguiente enlace:
http://democraciacomunista.blogspot.com/2008/10/contra-la-privatizacin-de-la-sanidad.html

Es muy interesante comprobar que en MATUSALEN se han agrupado una enorme variedad de movimientos sociales y ciudadanos combativos, sindicatos que mantienen una perspectiva de clase (tanto los anarcosindicalistas como la Coordinadora Sindical de Madrid) y organizaciones políticas (la lista completa de organizaciones que suscribimos el Manifiesto puede verse en el cartel de la convocatoria). También lo es que se han unido desde la base y desde lo concreto, respetando la pluralidad de concepciones, pero con un fin común. Y que desde esa “unión en la diversidad” han avanzado hacia cotas mayores de lucha. Así, en la siguiente manifestación convocada, el 3 de Diciembre (http://democraciacomunista.blogspot.com/2008/11/manifestacin-en-defensa-de-la-enseanza.html), las consignas de extendían a la oposición a todas las privatizaciones que se están llevando a cabo en Madrid, incluyendo la enseñanza, el agua, la televisión,… Y, evidentemente, esto responde a y permite la unión de nuevos colectivos en lucha.

Como apunta el sindicato CNT en su llamamiento a los trabajadores de la sanidad pública, vamos directos a una oleada de privatizaciones que culminará en 2 años con la entera transformación del sector, y que desembocará en el despido de un 33% de la plantilla a la vez que se producirán aumentos de las cargas de trabajo, de horas extra, de días y traslados, y la disminución de los contratos. Dicho sindicato (en el cual algunos de nosotros también militamos) participa en la Coordinadora Anti-privatización de la Sanidad Pública de Madrid (CAS, a su vez integrada y/o coaligada a MATUSALEN), y llama a los trabajadores a luchar, entre otras cuestiones, por:

  • Denunciar públicamente el estado deficitario de los servicios.
  • No aceptar doblajes de turno impuestos por la empresa.
  • No aceptar cambios de turno ni de servicio a menos que sea por escrito.
  • Las horas que una empresa hace trabajar, que están por encima de las pactadas anuales, son horas extras. No deben ser aceptadas, y si así ha sido debe exigirse que se paguen como tales.
  • Organizarse en asambleas de trabajadores.
  • Acudir a las manifestaciones y concentraciones públicas
  • Concienciar a los pacientes de las consecuencias de la privatización y de que tienen que colaborar en la causa, repartiéndoles propaganda e instándoles a participar.
  • Aportar información sobre la fase de privatización y movimientos percibidos en las gerencias.
  • No aceptar contratos basura y denunciar los mismos
  • No aceptar prorrateos en las nóminas
  • Evitar el pluriempleo

El próximo 29 de Enero se realizarán concentraciones ante las sedes del PP y del PSOE (http://democraciacomunista.blogspot.com/2009/01/la-salud-no-es-un-negocio.html). Están convocadas por MATUSALEN, CAS-MADRID, y la COORDINADORA DE TRABAJADORES DE LA SANIDAD PÚBLICA CONTRA LA PRIVATIZACIÓN, y son apoyadas por multitud de grupos. Y se prepara ya una masiva Manifestación para el 5 de Marzo.

Evidentemente, los militantes de la Red Luxemburguista Internacional en Madrid y el resto de nuestros camaradas, tenemos claro que el proceso de movilizaciones que están desarrollando los trabajadores aquí es el correcto. Esperamos que se mantenga y se extienda lo más posible, confluyendo con las demás luchas que los proletarios llevan a cabo en todas partes, en un proceso lo más masivo posible. Y deseamos que, aunque sea por esta vez, perdamos la “Esperanza”… de vista para siempre.

¡CON LA SALUD NO SE JUEGA!
¡ORGANÍZATE Y LUCHA!

R.C.