martes, 26 de agosto de 2008

Lucha de los sin papeles en Francia



Sissoko, Dabo y otros delegados comparten sus visiones

El 2 de Mayo de 2008, más de 600 seguidores de la Coordinadora 75 de Sans-Papiers (75 es el código del departamento de Paris) ingresamos en grupo a la Central Sindical, para ocupar la edificación. Desde el momento en el que llegamos, la puerta del corredor principal en el primer piso fue cerrada rápidamente, así que la ocupación fue limitada al patio central, las escaleras que subían al cuarto nivel, y los corredores de cada nivel. Fue en esta situación (bajo la lluvia, en el patio) que fuimos obligados a estar por casi tres semanas, hasta el punto que la administración de la ciudad envió trabajadores para arreglar una filtración y así también pudimos ocupar el gran auditorio en el nivel bajo.

Desde el momento de nuestra llegada, el 2 de mayo, exigimos ver a la persona responsable. Le explicamos que para nosotros como trabajadores aislados Sans-Papiers[1] era mas conveniente ocupar la Central Sindical como la casa de los trabajadores, donde estábamos más seguros que si ocupábamos nuestros sitios de trabajo por separado en donde, sin la presencia de los sindicatos, estaríamos en peligro de ser sujetos a controles de identidad y llevados a centros de detención. La persona a cargo tomó nota de nuestra presencia y nuestros reclamos.

Los dos días siguientes transcurrieron sin ningún problema y el domingo 4 de mayo hubo una reunión con la CGT (Confederación General del Trabajo), la RESF (Red de Educación Sin Fronteras) y la UCIJ (Unido(a)s Contra la Inmigración Desechable). Durante esta reunión expresamos de nuevo nuestros reclamos. Exigíamos de la CGT que se comprometiera a tomar las medidas necesarias para ser recibidos junto con la Coordinadora 75 por el Ministerio de Inmigración, con el fin de que nuestro millar de casos individuales (la mayoría de trabajadores aislados Sans-papiers) fueran depositados en la administración local e investigados de la misma forma que miles de casos ya depositados por la CGT.

La organización departamental de la CGT había dado aviso, por anticipado, de su incapacidad para entregar juntos estos casos al ministro (aparte de los que ya habían depositado con anterioridad). Ellos nos sugirieron dirigirnos al nivel nacional de la CGT, localizado en Montreuil (en la periferia de París), quienes nos invitaron, una vez mas, a la acción (que consideramos irresponsable) de sostener los piquetes de huelga en nuestros sitios de trabajo, donde somos trabajadores aislados y sin representación sindical. Debido a esta situación podemos ser fácilmente arrestados de repente (si el jefe llama a la policía).

Durante estas discusiones ni la RESF ni la UCIJ tomaron posición. (Resaltamos que antes de esta reunión con las 4 organizaciones hubo una reunión de las tres organizaciones: CGT-RESF-UCIJ sin la Coordinadora 75).


La ocupación esta instalada pero la comunicación con los sindicatos sigue siendo difícil


Después de aquella reunión del 4 de mayo, los siguientes meses transcurrieron sin casi ninguna otra comunicación. Así fue la situación hasta la reunión con la Inter-Sindical (CGT, CFDT, FO, Solidaires, FSU) el 28 de mayo. Otras reuniones fueron realizadas días posteriores, con otras organizaciones en defensa de los Sans-papiers (MRAP -Movimiento contra el racismo y por la Amistad entre los pueblos-, Gisti -Grupo de Información y Apoyo de los Inmigrantes, LHD -Liga de los Derechos del Hombre-, UCIJ, Autre Monde, RESF, Alto consejo de los Malíes en Francia). Al final de cada una de estas reuniones hubo puntos de acuerdo, así como también de desacuerdo.

Los sindicatos querían tratar nuestros casos en el marco de trabajo, pero esto no es aplicable para todos los ocupantes de la Central Sindical: hay también mujeres desempleadas, niños y niñas, enfermos... El objetivo de la entrega total de los casos al sistema, todos clasificados como Sans-papiers por sectores laborales pero también por su estatus jurídico y social -por ejemplo, un trabajador sin papeles que no puede, al igual que muchos otros, proveer recibos de pago porque ella o él ha estado trabajando ilegalmente, quizás con los papeles de alguien más, o alguien que se mantiene como ama de casa- fue acordado a lo largo de estas reuniones.

Pero a partir de entonces los sindicatos y las asociaciones han abandonado los archivos de los casos en una mesa en medio del jardín. Ellos deberían haberse hecho cargo de los archivos para examinarlos, uno por uno; juzgar si serían aceptados en primer lugar en la administración local y revisar aquellos la Coordinadora 75 considerab merecer tratamiento de tipo de caso por caso, para despues devolverlos preparados de acuerdo con la "línea oficial", porque una vez las informaciones individuales han sido recolectadas, cada ocupante puede ser sujeto de presiones individuales y, por ejemplo, ser presionado a dejar la ocupación bajo el pretexto de que sus casos individuales serían atendidos.

Al respecto una simple anotación: porqué razón debería uno desconfiar de los casos que, como estos, han sido preparados por los delegados encargados regularmente en la Coordinadora 75...

Ellos siempre pueden decir, que nosotros también estamos desconfiando, pero nuestra desconfianza parece justificada, incluso mas cuando los sindicatos y las asociaciones continúen proponiendo que demos fin a la ocupación en la Central sindical, como prerrequisito para comenzar cualquier cooperación real con nosotros.

La Coordinadora 75 ha respondido a esta demanda que está esperando que la Comisión lleve a cabo el ingreso de y el seguimiento de los casos (decidido también el las conversaciones) y las primeras regularizaciones antes de cualquier decisión. Uno dirá que nuestra posición es más flexible que la de los sindicatos; nosotros no dejaremos la ocupación en curso, hasta que el último Sans-papiers sea regularizado. Frente a nuestra determinación de permanecer en el lugar uno puede pensar que la situación está en un punto muerto.


¿Estamos en camino de salir del punto muerto?


El 23 de junio fue dado un primer paso. Una carta firmada conjuntamente por el sindicato, las asociaciones y la Coordinadora 75 fue enviada al Ministerio de la Inmigración. Allí exigimos una audiencia para sensibilizar a este ministerio de la situación de los trabajadores aislado sin papeles.

El segundo paso fue dado el 25 de junio. Hubo toda una serie de reuniones entre los sindicatos, las asociaciones y la Coordinaora 75 (El Alto Consejo de los Malíes en Francia estuvo ausente, ya que no fueron avisados con anterioridad. Nosotros tampoco fuimos informados de la reunión hasta el último minuto, y solicitamos que de ahora en adelante el Alto Consejo sea inviado a tiempo a cada reunión). Un paso real parecía haberse tomado ya con anticipación. La reunión inter-sindical y las asociaciones se declararon listas para acompañarnos a la administración local para que un grupo ingresara nuestros casos, lo cual habíamos estado demandando desde Abril. Lo que quedó fue acordar una fecha: Nosotros manifestamos que nuestros archivos estarían listos para el 2 de julio. Fue después de esta fecha que la reunión con la administración pudo ser convocada.

Además, hemos exigido que la Comisión mixta que sigue los casos (inter-sindicatos, asociaciones, coordinadora 75) pueda establecerse y que la dirección oficial para tal comisión sea acá, en la Central de Sindicatos en nombre de UD-CGT, para todos lo Sans-Papiers interesados. Una promesa verbal nos fue hecha, pero bajo la condición de que detengamos la ocupación desde el momento en que los casos sean entregados a la administración local. Al respecto, hemos confirmado que no lo haremos de ninguna manera. Esperaremos por las primeras regularizaciones antes de sentarnos a discutir si abandonamos o no la Central Sindical.


Las perspectivas: formas unitarias y autónomas de organización y lucha


Para la continuación del movimiento nos encargaremos de reafirmar nuestra determinación para continuar nuestra lucha.Sin embargo, es adecuado subrayar algunos aspectos.

Desde luego, siempre es bienvenido que lo sisndicatos se hagan cargo de los casos de los trabajadores Sans-Papiers aislados, justamente de la manera como la CGT ha hecho y continúa haciéndolo por otros trabajadores Sans-papiers, pero el problema es más grande de lo que se cree.

Por un lado, hay otros Sans-Papiers. Aquellos que no trabajan, como las amas de casa, los niños los ancianos, los enfermos. A la vez, y para repetirlo, están aquellos que a pesar de trabajar no pueden generar documentos validos o recibos de pago porque ellos han trabajado siempre ilegalmente, algunas veces desde hace décadas, en la situación mas oscura e ilegal de explotación.

Por otro lado, lo que, para nosotros, parece ser lo mas importante para el futuro del movimiento es la lección aprendida de esta experiencia por la que estamos pasando.

Es claro desde ahora que si los Sans-papiers quieren influir en las decisiones que los afectan deben encontrar formas unitarias y autónomas de organización y lucha. Es necesario construir una relación de fuerza con respecto al gobierno si uno desea obtener las regularizaciones a las que tenemos derecho, en cuanto a nuestra contribución laboral a la economía y por nuestra contribución cultural a la sociedad francesa. Para esto, es importante que todos los colectivos de Sans-papiers en Francia hagan esfuerzos para converger en pensamiento y acción; es necesario ir mas allá de las particularidades actuales. El movimiento entero de Sans-papiers no debería, por mas tiempo tener que depender de la buena voluntad de las organizaciones de apoyo y de los sindicatos. Debería encontrar su verdadera voz y hablar sobre si mismo y su verdadera fuerza.

Esto no quiere decir que queremos continuar sin el apoyo de las asociaciones y sindicatos. Solamente se trata de decir que el movimiento de Sans-Papiers debería, desde ahora, encontrar su independencia y su unidad como es lo propio para hombres y mujeres que se sublevan por el respeto de sus derechos.

Lo que la Coordinadora 75 recibe bien, sobre todo, es acordar que los movimientos actuales se organicen y se expandan para incluir a todos los colectivos de Sans-papers en la Île de France (la región que rodea París) y en Francia como un todo. Para hacer esto tenemos que comenzar a abrirnos en la práctica. Esta es la razón por la que hemos tomado esta iniciativa: le hemos dado a un delegado la responsabilidad de enviar invitaciones a nuestro debate del 28 de junio a diferentes colectivos. Por nuestra parte, empezaremos a abrirnos realmente para esta ocasión. Después del debate será necesario unirnos con otros colectivos para discutir los pasos a seguir, organizar juntos la continuación, para dar una nueva forma al movimiento. Será necesario iniciar la convocatoria para una reunión unitaria compuesta por todos los colectivos de Sans-papiers asi podemos hablar el mismo lenguaje. Para nosotros, esto comienza con el debate de este sábado. La reunión unitaria puede, si es el deseo de todos, llevarse a cabo después de este debate. Esto servirá en cuanto a los objetivos y perspectivas de las luchas para los meses y años que vienen, y sobre todo para preparar el regreso después de vacaciones.

Pensamos que básicamente todos los colectivos están de acuerdo en que haya unidad en el movimiento. No negamos que hay diferencias de opinión desde el principio, pero ahora es tiempo de seguir adelante. Insistimos en que esta reunión unitaria en Paris puede dar lugar a discutir los términos de acción y continuación de la lucha, en cuanto a presionar al gobierno para obtener la regularización global de todos los Sans-papiers. Parece cada vez mas claro que la regularización de cada uno se logra con la regularización de todos.

Es necesario que exista una buena comprensión entre los colectivos. La consecuencia probable de esto será también el entendimiento con las uniones y las asociaciones y esto es lo que podría producir una verdadera presión sobre el gobierno. Esto es esencial.

La gran reunión por la unidad que queremos, si esta se lleva a cabo, puede ser no solo un medio para presionar, capaz de sacar el movimiento del punto muerto al que ha llegado, sino que también sería un buen momento para circular información: sobre todo entre nosotros, los colectivos de Sans-papiers, sino también con la opinión pública en Francia.

[1] Sans-papiers se traduce como Sin papeles, es decir, indocumentados.